13 de Octubre de 2020 | 3:37 am

La educación que cambiará la cara de Chile

Capacidad de adaptación, dinamismo, flexibilidad y articulación. Son solo algunas de las palabras que describen lo que es la educación técnico profesional. En un Chile, y en un mundo que buscan con ímpetu doblarle la mano a la crisis provocada por la pandemia, es la educación técnico profesional la llamada a impulsar este desarrollo y a transformar a sus profesionales en agentes de cambio y progreso.

La educación técnico profesional cumple oficialmente 78 años en Chile. Pese a ser los primeros antecedentes históricos la creación de la Academia San Luis por parte de Manuel de Salas en 1797, en el que se estructuró un enfoque académico en las áreas de la aritmética, dibujo y geometría, consolidándose en 1849 con la creación de la Escuela de Artes y Oficios.

Mucho ha pasado desde entonces. La educación técnico profesional hoy se hace cargo de un proceso único de transformación digital, la llamada IV Revolución Industrial. El desarrollo de las nuevas tecnologías modificó la forma en que se está desarrollando la sociedad y las necesidades de las personas, que desempeñarán menores labores rutinarias, y requerirán de nuevas capacidades técnicas.

La ESTP es la que tiene la flexibilidad y rapidez para adaptarse a los requerimientos del sector productivo, tanto en tiempos de contingencia como cuando buscamos impulsar el desarrollo.

La consecución de ello se logrará mediante la educación, que es el puente de conexión entre la academia, la sociedad y las empresas preparando a jóvenes y adultos en áreas que se abren paso rápidamente y que los sectores productivos necesitan para impulsar su desarrollo: robótica, autotrónica, nanomedicina, telecomunicaciones y comercio electrónico, entre muchas otras.

Las instituciones de educación superior técnico profesional no solo trabajamos por entregar a las nuevas generaciones las habilidades adecuadas para enfrentar estos cambios desde lo técnico, sino también formando profesionales conscientes de la urgencia de una mirada sustentable, flexibles y adaptables, y con un permanente foco en la innovación, el emprendimiento y el reaprendizaje constante.

Es clave que desde el Estado y los privados se fomente activamente el acceso a la educación. En lo que respecta a la Educación Superior Técnico Profesional (ESTP), la selección para quienes deseen acceder a la ESTP se debe entender como un proceso diferente y con sus particulares. En este sentido, es clave que no se establezca un único método de selección y acceso a la educación superior, por lo cual se deben considerar los diferentes intereses de quienes desean estudiar por alternativas en las que las pruebas no son relevantes como selector.

Fernando Martínez
Rector AIEP