13 de Agosto de 2019 | 18:01 pm

UNAB desarrolla proyecto de limpieza de playa y estudio del plástico en Quintay

Un equipo de académicos, egresados y estudiantes de Biología Marina y Administración en Ecoturismo desarrollaron un proyecto de limpieza de playas y análisis del origen de los desechos plásticos en Quintay. La iniciativa involucró una estrecha colaboración con la comunidad local.

Cada año cerca de ocho millones de toneladas de plástico llegan al mar, contaminando el fondo del océano, su superficie y sus costas en todo el mundo. Dada la lenta degradación de este material y su facilidad para moverse por la superficie marina gracias a vientos y corrientes, este tipo de desechos están deteriorando aceleradamente los ecosistemas marinos, sus múltiples especies y la cadena alimentaria en su totalidad.

Fuente: UNAB

El borde costero de nuestro país no es excepción, y es frente a este grave escenario que surge el proyecto “Estudio de plástico y su procedencia en el intermareal y submareal de Quintay, Región de Valparaíso: Limpieza de playas”, desarrollado por las carreras de Biología Marina y Administración en Ecoturismo de la Facultad de Ciencias de la Vida de la Universidad Andrés Bello.

La problemática de los desechos plásticos en la localidad de Quintay, reconocida por su caleta de pescadores y sus centros de buceo, pone en riesgo a sus principales recursos: la pesca artesanal y el turismo. En este contexto, el equipo compuesto por académicos, estudiantes de ambas carreras y egresados de Biología Marina, no solamente realizó acciones de recolección y limpieza, sino que los esfuerzos también se centraron en colaborar con la comunidad a través de jornadas de educación ambiental para mitigar el problema a largo plazo.

Un esfuerzo colectivo

El proyecto se basa en la premisa de que entender la procedencia de los contaminantes plásticos es fundamental para tomar acciones correctivas que involucren y empoderen a la comunidad local.

La limpieza de playa en Quintay se realizó tanto en el intermareal -es decir, las zonas del litoral situadas entre la mínima y la máxima marea-, como también en zonas submarinas. Los estudiantes recolectaron, separaron y clasificaron los plásticos para analizar sus orígenes y tipología, junto con identificar y cuantificar el contenido de microplástico, para luego compartir los resultados de este trabajo con la comunidad, centros de buceo y otras asociaciones locales proponiendo medidas mitigatorias.

La directora del proyecto, Dra. Loretto Contreras, destaca el trabajo en conjunto entre académicos, estudiantes, titulados y la comunidad. “Permitirá evaluar acciones futuras para mitigar estos impactos y comprender cómo manejar los desechos”, sostiene.

Para que estos esfuerzos persistan en el tiempo, se contempla además una labor de seguimiento posterior. El proyecto, inserto en las acciones de Vinculación con el Medio que desarrolla la Universidad, contó con la colaboración de la fundación Plastic Oceans y la empresa de buceo Pintarroja Dive Center.