14 de Mayo de 2019 | 17:02 pm

Venezuela: Asamblea Nacional amanece tomada por fuerzas de seguridad

Fuente: VOA

La sede de la Asamblea Nacional de Venezuela amaneció a tempranas horas de este martes tomadas por funcionarios de distintos cuerpos de seguridad, el día correspondiente a una sesión ordinaria del cuerpo legislativo, por lo que los diputados lo consideran como una táctica más para sabotear a la institución.

Funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Policía Nacional Bolivariana (PNB) y del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) tomaron los alrededores del Palacio Federal Legislativo, ubicado en el centro de Caracas, e impidieron el paso a las instalaciones. La primera versión que habría recibido el Poder Legislativo es que estaban respondiendo a la presencia de un supuesto artefacto explosivo; sin embargo, no hay mayor información al respecto horas después.

Para hoy la sesión estaba programada para las 10:00 a.m. y en el orden del día estaba la discusión de la detención del primer vicepresidente Edgar Zambrano y la persecusión a los parlamentarios, la crisis económica y el salario mínimo, y como último punto el proyecto de acuerdo sobre el restablecimiento de la vigencia de la Convención Americana de Derechos Humanos.

Desde la semana pasada, al menos siete diputados tienen su inmunidad parlamentaria revocada por la oficialista Asamblea Nacional Constituyente después de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) los acusara de traición a la patria y otros siete delitos contra el Estado. Otros tres parlamentarios ya fueron señalados por el TSJ y esperan la decisión de la Constituyente.

Zambrano, detenido el pasado 8 de mayo, está en el primer grupo señalado y tiene prisión preventiva en una cárcel militar. Otros dos se refugiaron en la embajada de Italia en Caracas, otro en la de Argentina y uno decidió exiliarse en Colombia.

Desde la cuenta de la Asamblea, aseguraron que "no está en un edificio, pero no vamos a renunciar al palacio que constitucionalmente nos corresponde como poder", por lo que decidieron buscar otra sede para sesionar, pero hasta el momento no ha sido anunciada.

El presidente interino de Venezuela y presidente de la junta directiva del parlamento, Juan Guaidó, calificó la situación como un secuestro y aseguró que el gobierno en disputa de Nicolás Maduro “vuelve a demostrar su miedo a la legitimidad de la Asamblea Nacional”.

“Intentan secuestrar el Poder Legislativo mientras el dictador se atrinchera solo, en un Palacio en el que no debe estar, sospechando de todos a su alrededor”, se lee en un tuit.

En declaraciones a los medios, el parlamentario Juan Pablo Guanipa afirmó que es indudable que "lo que busca la dictadura de Maduro es que la Asamblea Nacional no pueda ejercer las funciones que le confiere la Constitución (…) Toda la comunidad internacional reconoce a la Asamblea Nacional como el poder legislativo legítimo de Venezuela. Y nosotros hoy tenemos la responsabilidad de estar aquí”.

El parlamentario cuestionó la razón por la toma de la sede legislativa y señaló que si la Guardia Nacional está a cargo de la seguridad, “¿cómo pudieron alguna persona colocar esa bomba allí”. “¿Qué están haciendo ellos allí?”, cuestionó.

Por su parte, el diputado Luis Stefanelli aseguró a la Voz de América que seguirán sesionando en cualquier sitio. “Vamos a tratar de recuperar nuestro lugar de trabajo, el Palacio Federal Legislativo (…) El cuerpo no se constituye por el espacio físico donde se haga. El cuerpo existe, el cuerpo legislativo, la AN, la sesión, donde haya mayoría de los diputados y alguien de la directiva (…) y el secretario o subsecretario”.

No es la primera vez que los diputados no pueden acceder al Palacio Federal Legislativo. El 5 de enero, el día del comienzo de la legislatura, las fuerzas de seguridad también reportaron hallazgo de "explosivos", pero al final le permitieron al paso a los legisladores y trabajadores de la institución para el acto.

Apenas el día lunes, el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó en sesión extraordinaria una resolución para condenar la detención del primer vicepresidente de la Asamblea Nacional de Venezuela.